Probióticos
Construcción de la flora intestinal

La flora intestinal saludable (probióticos) es necesaria para descomponer nuestros alimentos en nutrientes absorbibles y utilizables. Los suplementos probióticos son particularmente útiles después de una ronda de antibióticos o el uso de otros medicamentos fuertes, que causan lentitud digestiva. Pero siempre podemos beneficiarnos de apuntalar buenos microbios porque el estrés y la edad los disminuyen naturalmente. Con una dieta rica en una variedad de alimentos fermentados, es fácil y económico aumentar la buena flora intestinal. También puede ser bastante sabroso.

 Comidas Fermentadas/Probióticos

  • Queso y yogurt NO son buenas fuentes para conseguir sus probióticos. Hay gente que discute que si son, pero estudios demuestran que los únicos quesos que funcionan son “brie” y “kéfir” (aunque sus propiedades probióticas son las mas débiles de todos los probioticos)

  • KimChi/Sauerkraut

  • Vinagres que no fueran pasteurizadas y vegetales en escabeche

  • Vinagre de cidra de manzana combinada con miel de abeja virgen (los dos tienen qué no haber estado pasteurizados).

  • Miso

  • Aguamiel/Hidromiel (Mead)

  • Vino Tinto (sin azufre cuando sea posible)

  • Cervezas oscuras

  • Pan de Masa Agria (Sourdough)

  • Kombucha (té de los hongos “Kombucha”)

  • “Kevita” u otras bebidas fermentadas que se venden en las tiendas

  • Productos fermentados en polvos y tabletas/cápsulas funcionan bien: “Garden of Life Meal Replacement” es la mejor opción que he encontrado en las tiendas

Rejuvelac (Bebida para la Flora Intestinal Beneficiosa)

  1. Antes de ir a dormir por la noche, mete en un frasco de vidrio (aproximadamente medio litro) 1/2 taza de bayas de trigo (wheat berries) y llena lo remanente del frasco con agua filtrada.

  2. Tápalo y déjalo sentarse en el mostrador (en un lugar oscuro y lejos de cualquier fuente de calor) por toda la noche o 24 horas en un lugar frío.

  3. En la mañana, limpia el frasco y las semillas con agua limpia y devuelve las semillas a el frasco, llenándolo de nuevo con agua filtrada.

  4. Déjalo a sentarse otra vez en el mostrador hasta la siguiente mañana.

  5. La próxima mañana, seda el líquido y guárdalo en otro frasco de vidrio tapado. Guarde el líquido fermentado en el refrigerador—esto servirá como su probiótico. Tómese entre ¼ - ½ taza con cada comida.

  6. Sin limpiar las semillas de nuevo, llena el frasco otra vez con más agua, tápela, y déjala sentarse en el mostrador por otro día. Vacía el agua de este frasco y combínalo con el líquido de su refrigerador.

  7. Continua esto por 3-4 días. Si el olor de las semillas le parecen demasiado fuerte (normalmente después de 4-8 días), tire las semillas y empieza de nuevo con semillas nuevas.

 Continúa tomándose este probiótico y otras comidas fermentadas con su comida hasta que su intestino se mueva bien y su energía se sienta estable. Su excremento debe ser suave, formado, y sin comidas indigestadas.

Aviso

 

Para conseguir grasas y fibras buenas en su dieta, añade 1 cucharada de semillas de linaza/nopalina (flax seed en inglés) remojadas (2-3 horas) a su licuado diariamente. Son un recurso bueno de las fibras solubles e insolubles que mantienen bien el sistema de alimentación, las coyunturas, la piel y el sistema cardíaco.